Computación en la nube para negocios pequeños y medianos

Muchas empresas pequeñas y medianas piensan que si mueven sus datos y aplicaciones a la nube obtendrán una inmediata reducción de costos. Por ejemplo, tal vez han crecido y deciden mudarse a la nube en lugar de alquilar un espacio más grande. O necesitan reemplazar sus viejos servidores, y creen que es más económico alquilar espacio de un proveedor de hospedaje en la nube. O su gerente de TI ha renunciado, y piensan que ahorrarán en salario si se van a la nube.

Es verdad que la nube hace la vida más fácil, sobre todo para PYMES. No tienen que pensar en actualizar su hardware ni su software, y no se tienen que preocupar acerca de la seguridad de los datos. Pero no deberían entrar en pánico si la nube es un poquito más cara al principio, ya que la empresa de servicios administrados o de hospedaje en la nube puede cobrar una tarifa inicial única para evaluar el alcance del proyecto o migrar los datos.

Y sin embargo, las PYMES generalmente obtienen beneficios financieros cuando se mudan a la nube, especialmente a largo plazo. Estas empresas pueden obtener funcionalidad poderosa a bajo precio, o tal vez gratis. Por ejemplo, no tienen que preocuparse en lanzar una actualización de su software. Aún más importante, ganan movilidad. Esto es esencial en industrias como gestión de cadena de suministro, o alimentos y bebidas, que normalmente tienen empleados en el campo. Con la computación en la nube, estos empleados tienen acceso a sus datos desde cualquier dispositivo electrónico. A medida que las empresas de telecomunicaciones actualizan sus redes, la velocidad de estos trabajadores aumenta, y es tan buena como si estuvieran en la oficina.

La tecnología de la nube crece y mejora continuamente. Las empresas pequeñas y medianas se beneficiarán al mudarse a la nube, siempre que trabajen con una empresa de servicios administrados que las ayude a lograr una implementación rápida y sencilla.