Computación en la Nube en las Américas

Cuando pensamos en las Américas, en realidad estamos hablando de verdades muy distintas, desde los focos de tecnología de la información en Silicon Valley y Cambridge, Massachusetts, hasta Monterrey, Sao Paulo, y la multitud de culturas en Centro y Sud América, más el Caribe multilingüe.

En general, si bien Latinoamérica adopta rápidamente nuevas tecnologías, estos países frecuentemente están restringidos por hardware obsoleto, empresas familiares de estructuras rígidas, y reglamentos corporativos e impositivos que pueden desalentar las inversiones y la innovación. Y, sin embargo, hay una herramienta que puede ayudar a América Latina y el Caribe a competir a la velocidad de Silicon Valley: la Nube. A medida que decenas de miles de empresas de todos los tamaños en Latinoamérica migran a computación en la nube, descubren que no solamente están ahorrando dinero, sino que se están volviendo más agiles, más eficientes y más productivas. Esto les permite crecer y contribuir al crecimiento del producto bruto interno de sus países de origen, lo cual beneficia a toda la estructura social y económica. A medida que las empresas se sobreponen a su temor de fallas de privacidad o seguridad en la nube, descubren que pueden incrementar enormemente su velocidad de salir al mercado a través de un mejor manejo de sus datos. Esto beneficia a organizaciones en todas las industrias, pero particularmente a aquellas en los sectores de alimentos y bebidas, salud y comercio minorista, y por supuesto también a aquellas en el sector de tecnología, tanto dirigido al consumidor como a la empresa.

Los gobiernos que alienten la adopción de la nube se beneficiarán de una disminución del desempleo y de mejor competitividad.