Internet de los Objetos y la Industria de la Salud: Qué esperar en los próximos meses Parte II

En nuestra última entrada en el blog hablamos de cómo la computación en nube ha permitido la evolución de la Internet de los Objetos (IO), y cómo se espera que esto cambie algunas de nuestras suposiciones más básicas sobre la industria de la salud.

Un ejemplo concreto que nos puede ayudar es imaginar el futuro de la asistencia sanitaria a través de sensores inteligentes o sensores conectados a través de la IO. Algunas aplicaciones de la Internet de los Objetos permiten transmitir los datos de sus sensores a cualquier lugar donde se hospede su infraestructura. Las empresas que desarrollan estas aplicaciones reconocen que los $ 117 mil millones de dólares en dispositivos para salud son apenas la punta del iceberg de lo que viene.

Esta revolución en la asistencia sanitaria afectará a la forma en que envejecemos, y la forma en que seremos atendidos cuando ya no podamos cuidar de nosotros mismos. Las personas mayores y las personas con discapacidad podrán utilizar sensores en dispositivos portátiles para transmitir datos a quienes cuidan de ellos, sean profesionales de la salud o sus seres queridos. Los familiares recibirán alertas de texto si algo va mal. Por ejemplo, si el paciente está teniendo un episodio cardíaco, o si ciertos indicadores de salud alcanzan niveles peligrosos, el personal de salud lo sabrá antes que el paciente, sin necesidad de que el paciente esté atado a una cama de hospital.

Los hospitales también serán capaces de usar la IO para mantener control sobre la ubicación de los dispositivos médicos, el personal y los pacientes.

Por supuesto, con todos estos sensores y dispositivos remotos, necesitaremos fuerte ciberseguridad. La mayoría de los líderes de TI en el segmento salud actualmente integran normas estrictas de seguridad para sus infraestructuras de red y para registros electrónicos de salud - pero no para sus dispositivos móviles. Como muchos dispositivos están conectados a los registros de los pacientes, los ejecutivos de la comunidad médica deben evaluar las amenazas y conocer íntimamente los dispositivos y software conectados a los datos cruciales de los pacientes.

Otra tendencia a la que debemos prestar atención en el campo de la cirugía es RV (Realidad Virtual). La cirugía puede ahora ser transmitida a través de una plataforma de realidad virtual inmersiva, y esto tiene enormes implicaciones para la formación de los estudiantes de medicina y otros trabajadores del hospital, así como para la asistencia sanitaria en zonas remotas y la colaboración de continente a continente. La cirugía en RV, complementada por la cirugía robótica, cambiará rápidamente el panorama general de la cirugía. En unos meses veremos que los vendedores cambian de computadoras centrales a programas de tipo tableta.

Estos tipos de ejemplos están ayudando a los nuevos desarrolladores a ver las posibilidades de la revolución digital y la Internet de los Objetos. Sin embargo, hay algunas amenazas conocidas para la expansión de la IO en la asistencia sanitaria. En primer lugar, existe el peligro de sobrecargar a los médicos con demasiados datos y distraerlos de su misión de tratar a los pacientes. Algunos hospitales siguen mejorando sus políticas de seguridad para mantenerse al día con los avances tecnológicos de la era “traiga su propio dispositivo” y la era de la salud móvil.  La seguridad de las operaciones de IO en la industria de salud puede añadir significativamente a la carga de trabajo de un departamento de TI.

A medida que veamos en los próximos meses el lanzamiento de nuevos dispositivos, plataformas y aplicaciones que aprovechan la IO, tenemos que tener en cuenta su uso principal como suplemento para el tratamiento del paciente mediante el seguimiento y la comunicación a distancia, así como para seguir el movimiento de los pacientes a través del centro de atención médica. Los médicos y directivos de los hospitales tendrán que equilibrar la seguridad con una mejor atención, mientras que logran absorber e implementar el futuro de la industria de la salud.